top of page
untitled-0624.jpg
Buscar

Episodio #3 Mujer de Gracia y Fortaleza


Abigail


1 Samuel 25:3-42 nos relata como la sabiduría y el razonar correctamente de una mujer trajo protección sobre su casa. Abigail, en el momento en que escuchó como su esposo había reaccionado con necedad ante el pedido de David, respondió con rapidez y prudencia.

Tanto los pastores de Nabal, como los hombres de David habían estado juntos en Carmel. David envió a unos jóvenes a casa de Nabal en busca de alimento. Nabal respondió con arrogancia y se negó al pedido de David.


Cuando David recibe la respuesta de Nabal, ordenó a sus hombres a tomar sus espadas. Es en este momento donde uno de los siervos de Nabal le relata lo sucedido a Abigail.

Esta mujer no reaccionó con indiferencia, al contrario, actuó con rapidez y diseñó con sabiduría un plan de acción. Abigail se dio prisa y tomó doscientos panes, dos odres de vino, cinco ovejas ya preparadas, cinco medidas de grano tostado, cien racimos de uvas pasas y doscientas tartas de higos, los puso sobre sus asnos y salió a su encuentro con David.


Cuando Abigail vio a David, se dio prisa, bajó de su asno y se postró rogando delante de él. Rogó por su esposo, rogó por su casa. Me llama la atención la respuesta de David, “bendito sea tu razonamiento y bendita seas tu” (v. 33). Luego David recibió lo que ella había traído y la envió a su casa en paz.


Como mujeres tenemos la capacidad de edificar nuestros hogares con sabiduría (Proverbios 14:1) pero, ¿cómo se manifiesta la sabiduría? Vemos que David resaltó la forma en que Abigail razonó. Nuestro razonamiento, nuestra forma de pensar tiene un gran peso en nuestra forma de actuar y en nuestras decisiones.


Romanos 12:2 nos anima a que no nos adaptemos a como el mundo piensa, sino que seamos transformados mediante la renovación de nuestra mente. Lo que nosotros pensamos determinará nuestra forma de reaccionar.


Vivimos en una cultura que busca que la mujer deje de ser mujer. Si una mujer no ejerce su lugar dentro del hogar, ¿quién lo va a edificar?


¿Qué aprendemos de Abigail?


  • Nuestras manos tienen la capacidad para edificar o para destruir un hogar.

  • Nuestra forma de razonar (pensar), es la base para en nuestra forma de actuar.

  • Somos llamadas a ser mujeres llenas de prudencia, a no ser indiferentes ante a las situaciones y a responder con rapidez a la necesidad.

  • Aunque nuestros esposos no asuman su rol correctamente (mira el ejemplo de Nabal), responde sabiamente asumiendo tu rol.  

  • La sabiduría te enseña a cubrir con amor las imperfecciones de nuestros hogares (1 Pedro 4:8).

  • El proyecto de administrar un hogar es más que limpiar, cocinar o cuidar los niños, estas edificando, estas construyendo vidas.


Proverbios 31:26-29

Abre su boca con sabiduría, y hay enseñanza de bondad en su lengua. Ella vigila la marcha de su casa, y no come el pan de la ociosidad. Sus hijos se levantan y la llaman bienaventurada,

también su marido, y la alaba diciendo: Muchas mujeres han obrado con nobleza, pero tú las superas a todas.


Te invito a ver este Episodio en mi canal de YouTube. Te agradezco que te puedas suscribir, activar las notificaciones y que lo compartas con alguna amiga o en tus redes sociales.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page