top of page
untitled-0624.jpg
Buscar

Episodio 2 Mujer de Gracia y Fortaleza


María, la hermana de Moisés


Pero nada tengas que ver con las fábulas profanas propias de viejas. Más bien disciplínate a ti mismo para la piedad (1 Timoteo 4:7 LBLA).


Uno de nuestros mayores males, una lengua desenfrenada. Vemos en la Palabra de Dios un sinnúmero de veces alertándonos de guardar lo que decimos y cómo nos expresamos. Incluso, nos advierte las consecuencias que esto puede traer en nuestras vidas y en la vida de otros.


En un momento María y Aarón, hermanos de Moisés, comenzaron a murmurar en su contra. Comenzaron a cuestionar su autoridad, hablar mal de su esposa, reclamando que Dios también había hablado a través de ellos (Números 12:1-16).  Dios oyó y se molestó por lo que habían dicho porque Moisés era la persona más humilde del mundo.  Lo más impresionante es que Dios mismo los reprende y a consecuencia de la murmuración a María le da lepra. La piel se le puso blanca como la nieve. Moisés intercede a favor de su hermana María, la cual estuvo siete días fuera del campamento y luego fue recibida nuevamente.


A veces no entendemos lo peligroso que es para nosotros la murmuración, porque más que hacerle un daño de quien estamos hablando mal, el daño es para nosotros mismos. En el momento en que María comenzó a murmurar en contra de Moisés, en vez de hacerle daño a su hermano se hizo daño a ella misma. La murmuración trae lepra espiritual, te corrompe, te hacer perder la sensibilidad. De la misma forma en que la lepra en lo natural se contagia al tener contacto con alguien enfermo, nos contaminamos con el espíritu de murmuración al estar tiempo prologando con personas que han abierto sus vidas a este espíritu, que trae muerte y soledad.


El libro de Proverbios nos brinda muchas de las consecuencias cuando no tenemos una lengua controlada.


  • Lo que uno habla determina la vida y la muerte; que se atengan a las consecuencias los que no miden sus palabras (Proverbios 18:21 PDT)

  • Al que es mal intencionado nunca le irá bien; al que es mentiroso siempre le irá mal (Proverbios 17:10 TLA).

  • La lengua apacible es árbol de vida; la lengua perversa daña el espíritu (Proverbios 15:4 RVC).

  • La boca del justo emite sabiduría, pero la lengua perversa será cortada (Proverbios 10:31 LBLA).


Cuidemos nuestras palabras. Aléjate de aquellos que viven en la murmuración. La mejor forma de hablar de ti es refrenando tu lengua. “En las muchas palabras, la transgresión es inevitable, pero el que refrena sus labios es prudente” (Proverbios 10:19 NBLA).


1 Timoteo 4:7 TLA

No prestes atención a historias falsas, que la gente inventa. Más bien, esfuérzate por ser un buen discípulo de Jesucristo.


Santiago 1:25 TLA

Si alguien se cree muy santo y no cuida sus palabras, se engaña a sí mismo y de nada le sirve tanta religiosidad.


Te invito a ver este Episodio en mi canal de YouTube. Te agradezco que te puedas suscribir, activar las notificaciones y que lo compartas con alguna amiga o en tus redes sociales.




24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page